El experimento con el que se descubrió la electricidad

La electricidad no se inventó, sino que se descubrió, ya que es una fuerza de la naturaleza. Sin embargo, debió ser entendida para poder utilizarla como hacemos hoy en día.

Benjamín Franklin fue uno de los mejores científicos de la humanidad, se hizo famoso en la historia de la física por sus descubrimientos y teorías sobre la electricidad. A mediados del siglo XVIII, exactamente en 1752 realizó su famoso experimento con el quiso demostrar que los rayos podían producir electricidad. Este experimento consistió en hacer volar una cometa un día en que había tormenta, ató a la cuerda de la cometa una llave de metal para que hiciese de conductor de la electricidad. Cuando la cometa paso a través de la tormenta la llave condujo la electricidad, no le causo daño, pero le produjo un choque, esto le alentó para seguir investigando. Además, como inventor es conocido por el pararrayos, las lentes bifocales y la estufa Franklin.

Hasta ese entonces, muchos científicos habían hecho experimentos con electricidad estática, sin embargo, Franklin llegó a la conclusión de que existían cargas positivas y negativas, y que la electricidad propiamente dicha flotaba entre ellas. También creía que los rayos eran una forma de electricidad.

Este fue el comienzo del estudio de la electricidad por varios científicos, por ejemplo, en 1879 Edison inventó la lamparita y en 1800 Volta inventó la pila voltaica. Sin embargo, muchas personas creen firmemente que la electricidad comenzó a entenderse mucho antes, cuando se descubrieron baterías que habían sido construidas hace más de dos mil años; aunque lo cierto es que nadie sabe para qué se usaban estas baterías antiguas.

Si ahondamos un poco más vemos que los griegos habían descubierto ya la electricidad estática -gracias a Thales de Miletus-, también se encontraron generadores electrostáticos. En el año 1600, el médico inglés William Gilbert acuñó el término electricidad, del griego elektron, para identificar la fuerza que ejercen dos sustancias cuando se frotan una contra la otra.