enerxía do mar

El futuro de las renovables. Las posibilidades de la energía del mar

La necesidad de buscar nuevas fuentes energéticas, respetuosas con el medio ambiente y que nos permitan luchar contra el cambio climático hace imperativa la transición energética. Es el momento de cambiar nuestro modelo, descarbonizar la sociedad y priorizar el uso de energías verdes y limpias cuyos recursos sean inagotables. Esta es la única manera de garantizar un futuro para las nuevas generaciones, al menos uno en el que las consecuencias de las acciones de las anteriores no sean irreversibles.

Si hace poco hablábamos de una de las más desconocidas de entre las energías renovables, la de la biomasa, hoy os traemos otro ejemplo. Hay vida más allá de la energía solar y eólica que, aunque claves para el futuro de la generación eléctrica, no son las únicas posibilidades existentes. La energía del mar se presenta como una alternativa viable.

 

Tipos de energías procedentes del mar

La energía que contiene el mar es inagotable y como fuente sus posibilidades y gran potencial aún están casi sin explorar. La energía se puede extraer del mar de diferentes maneras, cada una con su técnica y tecnología propia. Así se distingue entre:

Energía mareomotriz. Como su nombre indica, es la que se produce durante las mareas y utiliza da diferencia de nivel de agua entre las mismas para generar energía.

Energía undimotriz. Es aquella que deriva de la fuerza de las olas. Existen numerosas tecnologías que buscan optimizar y extraer todo lo posible de esta fuente, aunque las más conocidas son el uso de boyas o de centrales situadas en diques.

Energía de las corrientes. Consiste en aprovechar la energía cinética que contienen las corrientes marinas con una tecnología similar a la utilizada en los aerogeneradores.

Estas son las tres principales. Sin embargo, la innovación y la investigación han hecho posible que surjan otras formas de aprovechar el mar para la generación de energía. La maremotérmica por la diferencia de temperatura entre la superficie y las aguas más profundas (gradiente térmico oceánico), la diferencia de salinidad entre el agua de mar y de río o la energía eólica marina, son también formas de energías renovables cada vez más populares. En especial la última, ya muy usada en algunos países de Europa.

energía del mar mareas

Pros y contras

El mar nos da mucho y, como vemos, todavía nos podría dar más. Las posibilidades que ofrece en la generación energética son casi ilimitadas.

Hablamos de alternativas a la destrucción de recursos y la contaminación indiscriminada que producen las fuentes fósiles. Son energías que harán reducir el consumo de carbón y petróleo, uno de los objetivos prioritarios. Además, son totalmente verdes, pues su producción tampoco emite gases de efecto invernadero.

En el caso de la mareomotiz, frente a la eólica, presenta una ventaja muy importante: es predecible. Sabremos qué potencia esperar en cada momento, algo muy significativo en el mundo de la electricidad. No depende ni del clima ni de la época del año, como puede ocurrir en ocasiones con la solar o la eólica.

Los contras de este tipo de energía vienen, sobre todo, por la falta de inversión en investigación. Es necesario impulsar estos tipos de energías para llevar a cabo una puesta a punto de las infraestructuras requeridas. También habría que realizar controles y estudios para evitar los posibles problemas que puedan causar en los fondos marinos y ser coherentes con nuestro propósito medioambiental. La tecnología y el relativo desconocimiento son, por tanto, sus principales hándicaps.

 

Sin embargo, merece la pena apostar por la energía del mar. El poder utilizarla nos daría acceso a cantidades inmensas de energía y ayudaría a dejar atrás el uso de recursos fósiles que ha causado los problemas en los ecosistemas que tenemos en la actualidad.

Desde Enerxía Galega Máiss apoyamos la promoción de las energías renovables y la necesidad de seguir invirtiendo y estudiando sus posibilidades, que determinarán el futuro del planeta, el hogar de todos.