Eficiencia energética

La importancia de la eficiencia energética

Uno de los términos más usados en la actualidad al hablar de la electricidad, el consumo energético y las nuevas tecnologías es la eficiencia energética. En torno a ella, y gracias a años de investigación en mejores y más modernas tecnologías, han surgido todo tipo de electrodomésticos, vehículos y otros aparatos con el reclamo de ser más eficientes. Además, también se ha creado las etiquetas del certificado energético que califican a neveras, lavadoras y demás según el consumo que realizan. Pero, ¿por qué se ha convertido la eficiencia energética en uno de los centros del debate del sector?

 

En un momento en el que el debate acerca de las consecuencias del cambio climático está en su punto más álgido se hace imperativo buscar formas de energías limpias, cambiar nuestros hábitos y mejorar las tecnologías para que puedan funcionar más con un menor consumo. En esto es precisamente en lo que se basa el concepto de eficiencia energética.

En resumen, esta se refiere a cómo conseguir llegar a un resultado utilizando la menor energía posible. De esta manera gran parte de la investigación e innovación actual se centra en buscar soluciones que alcancen a realizar aquellas tareas que queremos consumiendo lo menos posible. Lograr que de una menor cantidad de energía satisfagamos nuestras demandas como sociedad es un paso en la buena dirección. “Conseguir mucho con poco” es un mantra sobre el que edificar el futuro. Reducir la energía que gastamos y alcanzar una mejor distribución de la misma, son retos que ya se está planteando la sociedad.

certificado eficiencia energética

Los edificios y los electródomésticos se clasifican según su eficiencia, siendo A los más eficientes y G los menos.

Algunas claves de la eficiencia energética

 

  1. Aislamiento. Ya sea en viviendas, oficinas y otros lugares, tener un buen aislamiento térmico es vital. Esto permite que necesitemos menos energía, por ejemplo, para enfriar o calentar una casa.
  2. Iluminación. Buscar energías que reduzcan el consumo eléctrico ha sido una de las metas de la eficiencia energética. Por el momento la tecnología LED, con una mayor duración y reducción del gasto, es la mejor opción.
  3. Electrodomésticos. A la hora de comprar o adquirir algún aparato, debemos consultar con nuestro proveedor cuál es su certificación energética. Siempre que podamos, elegiremos los aparatos más eficientes.
  4. Reciclaje. También está relacionado con la eficiencia energética porque si queremos obtener un envase, por ejemplo, necesitaremos menos energía si lo hacemos mediante material reciclado que desde cero.
  5. Orientación. La ubicación y la orientación de un edificio va a condicionar la eficiencia del mismo, según donde reciba la luz solar, las corrientes de aire, etc.
  6. Edificios y comunidades sostenibles. El cambio debe ser a pequeña y a gran escala. Como individuos debemos variar nuestros patrones de consumo, pero también hay que construir edificios sostenibles y adaptar las comunidades y ciudades a las nuevas necesidades. También los inmuebles cuentan con su certificación energética, según sus características.
  7. Energías renovables. Son términos que van muy unidos y casi se complementan para lograr una política energética coherente con los tiempos que vivimos.

 

Estos son sólo algunos de los puntos que nos pueden ayudar a ser más eficientes en nuestra vida diaria. Además, de esta manera, combinando el uso de energía renovable procedente de fuentes limpias con una tecnología de última generación y eficiente, podremos contribuir a reducir el impacto de nuestra actividad en el medio natural. Luchar contra el cambio climático está en nuestras manos y desde Enerxía Galega Máis nos comprometemos como comercializadora de energía 100% renovable. ¿Te unes al cambio?