La producción de tantos metales raros podría ser un problema para tener energía 100% renovable

La fabricación de los panales, baterías o circuitos complejos se emplean determinados tipos de minerales como el imán de neodimio, el indio, el praseodimio o el disprosio.

El problema no surge de las reservas de metales raros surge por el ritmo de producción ya que la demanda de todos ellos se multiplicará por dos durante los próximos años y antes de 2050 podríamos necesitar doce veces más de indio o siete veces más de neodimio que a día de hoy.

El interés por la construcción de paneles superará, seguramente, en ritmo y exigencias a la viabilidad de la industria minera para encontrar, abrir y explotar nuevos yacimientos.

La producción de este tipo de metales es muy superior en China ya que este país ha apostado fuertemente por la energía renovable multiplicando la potencia solar instalada.

Estos metales raros se encuentran repartidos por todo el globo terráqueo, sin embargo, sus características químicas hacen difícil, peligrosa y cara su extracción.

La humanidad necesita reducir sus emisiones de CO2 por motivos de salud y por la futura habitabilidad del planeta.