¿Sabes por qué ha subido la electricidad un 10% más esta primera quincena de abril?

El recibo de la luz ha vuelto a subir en abril porque ha regresado el impuesto del 7% a la generación tras 6 meses sin él.

El impuesto del 7% es un tributo que, aunque se aplica a las eléctricas repercute directamente en el recibo, aprobada en octubre con una duración de seis meses por el actual Gobierno, provocó una rebaja del 3 al 4% en el recibo final de los consumidores.

Si se toma como referencia el precio medio del kWh de los primeros quince días del mes, la factura del usuario medio se situaría en 74,25 euros, un 7,5% por encima de los 69,10 euros del mismo periodo de 2018. También supone una subida del 2,6% con respecto a los 72,39 euros que supuso la factura con las tarifas del mes pasado.

Por ello, Facua reclama a los candidatos a las elecciones generales del 28 de abril que se comprometan de «forma clara y sin ambigüedades a adoptar medidas contundentes para abaratar la infladísima factura eléctrica que sufren los usuarios». De esta manera, la asociación demanda la intervención del sector, de manera que sea el Gobierno «el que fije periódicamente los precios sobre la base del coste real de la producción energética y se deje de depender de una subasta que facilita la especulación por parte de las grandes eléctricas»